miércoles, 15 de agosto de 2012

Una y otra vez



Brota el color, tierno y desorientado,
coloreándome las estrías,
los zapatos, las ojeras

y las pequeñas formas de un llamador,
oscilante delator del viento.

Las fricciono, los calzo,

las cubro

y me observo con un coraje manso
de modales solemnes

Y veo el simple
transcurrir de mis circunstancias, puro surco del puro vivir
de todas las veces que una y otra vez

No hay comentarios.: