miércoles, 15 de noviembre de 2017

Trilogía - Alegoria del Roce, de la Ilusión, del Olvido

Alegoría (del roce)
La rebeldía de un roce
las burbujas en la piel
en el pubis
La hosca evidencia de haber fallado
Las prendas a un costado y
un gemido áspero,
un temblor.
Ella que ondula desmedida
Y él que perfecciona
los duendes y el gemido
y cala la armadura del vientre
Se ahuecan
las madrugadas
las inquietudes del viento
la saliva en los botones
Siempre hay roce y hay sudor
 - siempre hay-
incluso rebeldía
Él devora el verdor de ese clamor
y ella interrumpe el ruego
- aguanta -
y da vueltas en la cama.

 Alegoría (de la ilusión)
El aire de la barda es un paréntesis:
invisibles espinos invisibles
Se concentra en mis pestañas
y me induce a frotarlas
Es un pliegue pequeño
indivisible en la esquina indivisible
Ajeno a las ideas,
sin perder de vista a las nubes,
flotando tras el espejo
entre la niebla
Sobre la mente y la lengua
ajenas
¿Hacia dónde miran los que miran?
¿a quién se echa de menos?
- mejor no pregunto nada-
E ilusiono

Alegoría (del olvido)
Mis ojos respetan el alba
y mi deseo es de él
y es mío el absoluto
Finge una sombra con su lengua
y yo transito mis laberintos
exigiendo una razón
Me hallo entre el alba y el absoluto
Todavía me rondan diversas figuras;
los escenarios desembocan
en mis manos
De ambos soy el continente:
del alba y del absoluto
El anonimato me prescribe
- mejor no voy ni vengo -
Y olvido

Ilustración de mi autoría, sobre la base de imagenes de Google

martes, 3 de octubre de 2017

De arriba abajo con el alma

Si abrir el corazón
a las cumbres que el cielo desteje
confunde en la aurora mis torpezas,
me declararé animal salvaje
Maleza o nube
Nada de historia antigua;
de bálsamos minerales
o de añoranzas
El corazón me va de puerta en puerta
de arriba abajo con el alma
Lo mío es ser apretando olvidos,
como un torbellino de mariposa inquieta
y andar por laberintos de arco iris
con eso de la aspereza
y de la lluvia

viernes, 29 de septiembre de 2017

Hoy, después y los fantasmas

Hoy
Es un fuego que aísla
y el viento que se enrosca en las caderas
y una adivinanza
que llega como el destino
Hoy
Se rebela en llamas
Hoy
no es el sexo
un pétalo
la sal
lo que se abandona sobre un manantial de angustias
tan oscilante como un pasajero del pánico
en la sucia oscuridad nocturna
Hoy
el fuego no es consciente de su finitud
y un verso se adhiere a las paredes

Hoy II (Después)
Y entonces no es un fuego que aísla
y el viento ya no se enrosca en las caderas
y nada se adivina en los pasos de la muerte
Hoy
ya no se rebela en llamas
Hoy
es el sexo
un pétalo
la sal
lo que abriga el manantial de angustias
con la seguridad de un pasajero valiente
en la nítida claridad nocturna
Hoy
El fuego es consciente de su finitud
y todos los versos cuelgan de las paredes

Hoy III ( Fantasmas)

el pájaro ha regresado al nido
y se ha dormido
y mis vísceras se han vuelto prostitutas;
le cantan a los búhos sabios
y confabulan con el viento
contándole mis secretos

Donde dejare la locura
Luego no habrá fuegos encendiendo mis lágrimas

Las ideas hierven de luz en la primavera
huyendo como un monje negro
con una cábala extraña en sus plegarias
Mi esencia se entrega al aire
Y más allá de él solo vampiros
que dejan anémica cualquier sonrisa

Ya no hay pasos vacilantes
en este tiempo habitado no habitado;
Es hora de abrir todas las puertas
y ventilar los gritos mohosos.
Descifrar cada anagrama
suspendido de la ausencia.

Asumo los calendarios;
en ellos siempre se apunta algo.
Hoy ya no es siempre o también
O claramente pasó.
Tal vez me arrincone al lado de algún retrato
y me disperse
hasta esfumarme en un límite
Tal vez me despoje de los arrebatos
y me funda en algún reino celestial
para esquivar el lado inconcebible de las sombras
Uno subsiste
Clavado.
Sin embargo, mis esfuerzos reclaman soltar la rutina.
Esta extravagancia de intuirme espíritu,
sin tiempo,
sin tránsito en qué estarme
sin clemencia ni para con mi armadura
que deambula sollozando.

¿alguien esta falto de amor?
¿alguien disimula en medio de las amapolas?
¿algo feo asomara con péndolas o con plumas?


Aciago espejismo rondar un espectro.
Integra asamblea muda,
duendes en suave tensión,
clérigos de burbujas
y más que nada seres alados,
espíritus galanes como escalpelos
que se engrandecen en las tinieblas
y demuelen la ilusión.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Algas Blancas


a mi madre


Ayer, de noche
tropecé con tu sombra en el crepúsculo;
te veías erguida y relajada
Olía a silencios y finales
No sé,
a lo mejor fue viernes.

Yo no quería volver a ver tu cara triste,
tus mejillas ajadas
o tu cabello flotando,
como algas blancas
Te ibas a ir
Un sinfín de ojos llorosos
enrarecían el aire
Te ibas a ir
y a veces, la luna resplandecía. -

martes, 5 de septiembre de 2017

Pensamientos Desabotonados (Brevedades) Parte I

Resultado de imagen para fogata1
Hay una soledad que arde
sobre colinas venenosas.
Absolutistas.





2
Y una luna sin picardía
Sujeta a las víctimas
del sueño perpetuo.

3
Hay una ceremonia
en la que participan los residuos
de una barda desmoronada.

4
El cuchicheo de un mechero;
Converge en remolinos solitarios.

Resultado de imagen para entre las manos5
Seres indiscretos
desmenuzan cepas de soledad
entre mis manos.

6
La mordedura se extiende
hasta las cejas
Se proscribe todo cielo

7
La conciencia
soporta su destierro
de tiza. O de jabón.

8
No sabemos nada
sobre los ojos de la eternidad;
 o las proporciones del silencio

9
Voy a caer en tu boca.
A derrocharme en tus manos,
en la plenitud más pura
de fábula y cortejo.

10
El viento escupe fobias
hay cerrojo sin picaportes
Hay espanto

(12)
Los temores se rompen
frente a la ventana;
se dispersan sobre las terrazas

(13)
Lejos de la noche,
en la apremiante urbanidad del aguacero
mis huellas se deshacen como esperma

Resultado de imagen para ocaso 
(14)
Despojar la mente de su tronco de voces:
asumir el sueño
y festejar el vaivén del poniente




(15)
Mis runas se forjan

de agitadas tormentas

miércoles, 14 de junio de 2017

Volver con María Elena



Me arrasaron las estaciones 
rebotando en los espacios
abriéndole la puerta a los silencios
anhelando los orgasmos
- las ceremonias -
besando las paredes desnudas
“sin embargo estoy aquí …desesperando”


Privada de sol:
boca abajo
con las esquinas secas
y rondas de apatía,
fuegos insepultos y crecientes flojeras.

Con disfraces hostiles y
lunas fortuitas
de imprevistos menguantes
“ y seguí cantando…”
Sosteniendo baldíos con sórdida mesura;
con proyectos cuajados y
absurdas latitudes;
la piel afónica y el libro en blanco
“cantando al sol como la cigarra”



Con la distancia sola;
sin luz
– apenas algún contorno -
ni objetos bautismales
ni argamasa
ni nada;
“igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra”