domingo, 17 de septiembre de 2017


Algas Blancas
a mi madre
Ayer, de noche
tropecé con tu sombra en el crepúsculo;
te veías erguida y relajada
Olía a silencios y finales
No sé,
a lo mejor fue viernes.

Yo no quería volver a ver tu cara triste,
tus mejillas ajadas
o tu cabello flotando,
como algas blancas
Te ibas a ir
Un sinfín de ojos llorosos
enrarecían el aire
Te ibas a ir
y a veces, la luna resplandecía. -

martes, 5 de septiembre de 2017

Pensamientos Desabotonados (Brevedades) Parte I

Resultado de imagen para fogata1
Hay una soledad que arde
sobre colinas venenosas.
Absolutistas.





2
Y una luna sin picardía
Sujeta a las víctimas
del sueño perpetuo.

3
Hay una ceremonia
en la que participan los residuos
de una barda desmoronada.

4
El cuchicheo de un mechero;
Converge en remolinos solitarios.

Resultado de imagen para entre las manos5
Seres indiscretos
desmenuzan cepas de soledad
entre mis manos.

6
La mordedura se extiende
hasta las cejas
Se proscribe todo cielo

7
La conciencia
soporta su destierro
de tiza. O de jabón.

8
No sabemos nada
sobre los ojos de la eternidad;
 o las proporciones del silencio

9
Voy a caer en tu boca.
A derrocharme en tus manos,
en la plenitud más pura
de fábula y cortejo.

10
El viento escupe fobias
hay cerrojo sin picaportes
Hay espanto

(12)
Los temores se rompen
frente a la ventana;
se dispersan sobre las terrazas

(13)
Lejos de la noche,
en la apremiante urbanidad del aguacero
mis huellas se deshacen como esperma

Resultado de imagen para ocaso 
(14)
Despojar la mente de su tronco de voces:
asumir el sueño
y festejar el vaivén del poniente




(15)
Mis runas se forjan

de agitadas tormentas

miércoles, 14 de junio de 2017

Volver con María Elena



Me arrasaron las estaciones 
rebotando en los espacios
abriéndole la puerta a los silencios
anhelando los orgasmos
- las ceremonias -
besando las paredes desnudas
“sin embargo estoy aquí …desesperando”


Privada de sol:
boca abajo
con las esquinas secas
y rondas de apatía,
fuegos insepultos y crecientes flojeras.

Con disfraces hostiles y
lunas fortuitas
de imprevistos menguantes
“ y seguí cantando…”
Sosteniendo baldíos con sórdida mesura;
con proyectos cuajados y
absurdas latitudes;
la piel afónica y el libro en blanco
“cantando al sol como la cigarra”



Con la distancia sola;
sin luz
– apenas algún contorno -
ni objetos bautismales
ni argamasa
ni nada;
“igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra”

sábado, 3 de junio de 2017

Marea Alta (Poemario en ejecución)

1
La ciudad distante,
el humo de los muelles en la bahía
El cielo tan oscuro
y tan oscuro el campo
La marea alta
y una angustia confusa
que pone proa en mi estómago
Me deshago de esas presencias
que hastían y me atormentan
con sus fantasmas de sal

2
Es un carnaval de hielo
y las gotas resbalan por mis antebrazos
Estoy batiendo alas allí
en tu mente
Pero el olivo no florece
Giro a tientas detrás de un biombo
para adornar de plumas
mi cabello
Las voces retumban en la penumbra;
me subo al tejado y escribo
en alocados pellizcos nocturnos,
para un idilio de gatos

3
Un mar oscuro arrulla las ventanas;
puedo ver los cangrejos con sus pinzas enhiestas
apuntando a las nubes
Todavía están allí muriendo,
leales e inconmovibles
Luego será la madrugada
y la playa
Seré yo,
clareando en el Este
ahora que tu rostro
no ensucia mis retinas

4
Tal vez sólo deseaba
correr junto al alambrado
un poco.
Quemar hojas de eucalipto,
ungir los pies en la espuma.
Tal vez y
tan sola (mente)
lanzar puñados de arena,
reír y llorar,
respirar,
respirar el mar
Un poco

5
Las horas se inmolan
al otro lado del océano;
exhaustas sobre la arena
las almejas
practican el ritual
de un dios amurallado
Tuercen la lengua
en orgías con demonios,
ultimas copas
y fluidos locos
El insomnio y yo nos anudamos,
un pie detrás del otro,
sobre carbones ardiendo
Voy a decir que no
Yo no quería

6
Emerge el sol,
gloriosamente blanco;
el caparazón de una tortuga
lo sublima
Hay una ventana rota
mirando hacia el sur
y en el sur,
una mujer
que también mira,
rota.
(se parece a mí)
Un silencio inexplorado
cuaja en la distancia
y el oleaje, absurdamente
se aúpa en la meseta

domingo, 28 de agosto de 2016

En cada Verso hay un Suburbio

“Cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor grado,
 toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema.
Y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro...”
Octavio Paz



En cada verso hay un suburbio impreciso.
Un suburbio agitando su compás abrasador y
obstinado

En cada verso hay un suburbio
donde un santo se pasea descalzo,
los traidores murmuran en las sombras
enredando las cadenas.
En cada verso hay un suburbio poblado de arlequines,
parecidos entre sí y apasionados
Enfadados.

En cada verso hay un suburbio moviéndose
a partir del alba y hasta beber toda la luz;
sin escolta
sin ternuras
disolviendo los grumos.

Cada verso, cada suburbio
estorbando los sentidos – embrutecido -
desbaratado.
Atormentado por los suspiros
enmohecido por la condena
las lomas pétreas.

Y el abismo como un fuego de aromas
una vidriera huérfana de magia
una epístola breve de rosas extirpadas

En cada verso hay un suburbio;
cada verso es un reino
Es la tierra.

Y todavía lo arriesgo todo frente al espejo,
ante el formal examen del crítico
y las sombras viven en todas las líneas
y entretanto
los mortales se inquietan
por aquello que no logran entender. -




de mi Borrador "Sombras dementes".-

domingo, 13 de marzo de 2016

Breves...y más breves

(Esa que se proyecta tajo sobre mi piel)

Túnica de melón
refulgente y anhelante.
Tinieblas de pájaro,
diluvio de sombras.
Los poros me gotean sobre cordilleras
de amores cancelados

sábado, 17 de octubre de 2015

Brebedades ...aún mas

(Mare mágnum)

Ese burbujeo salino
cavando en el frígido bloque de hielo.
Ese abismo
que pincha en los nervios
sedientos de alegría.
También está el ahora
en el que anido